• Acceder
  • No hay productos en el carrito.

Hormonas: los alimentos como portadores de agentes químicos.

El uso de estas sustancias en la industria alimentaria es de gran controversia actualmente, por la falta de estudios científicos que afirmen que son dañinas para el organismo humano; si bien actualmente representa importantes áreas de investigación.

Existe un número importante de compuestos con actividad anabólica, en especial aquellos con actividad biológica similar al estradiol, testosterona y progesterona; en la actualidad es utilizada ampliamente en los sistemas de producción animal, especialmente bovino y porcino, como promotores del crecimiento. Este procedimiento se ha utilizado por décadas en EE UU, Canadá especialmente y en otros países occidentales y en la Unión Europea está prohibido.

Los anabólicos hormonales utilizados en la producción animal son:

  • Naturales: estradiol, testosterona y progesterona
  • Sintéticos: zeranol y acetato de trenbolona

Algunos de ellos se administran por vía intramuscular, intravenosa o subcutánea y otros en forma de implantes subcutáneos de liberación controlada a través de la oreja del animal. Ninguno se administra en el alimento.

No se discute el uso de las hormonas y los antibióticos en los animales con fines terapéuticos, es decir, para curar al animal de alguna enfermedad veterinaria. Lo que si se objeta y esta en materia de investigación es en su uso con fines de crecimiento y aumento de peso en el animal.

Lo que si se ha demostrado es que se pueden acumular pequeñas cantidades de residuos de estas hormonas en tejido adiposo, riñones e hígado de los animales. Esto podría relacionarse con la presencia de algunas enfermedades en los humanos.

Un estudio realizado por un Comité Mixto FAO/OMS de expertos en aditivos alimentarios concluyo que la cantidad de residuo de hormonas que se consume por la carne de estos animales tratados, es muy inferior a la cantidad diaria de hormona producida por el ser humano. Estos expertos determinaron que estas cantidades no pueden ejercer un efecto ni hormonal, ni toxico en los humanos.

Faltan más estudios e investigaciones para corroborar estos datos y poder crear la legislación y el control sobre el uso de estas prácticas en la actividad ganadera.

 

VER TODO Añadir una nota
Tu
Agregue su comentario

Verificar Certificado