• Acceder
  • No hay productos en el carrito.

Evaluación de la composición corporal

Para evaluar la composición corporal se recurre a varias mediciones antropométricas (por convención internacional, las mediciones unilaterales se toman del lado derecho del cuerpo):

Peso: es la medición clínica y epidemiológica más utilizada; es sencilla, rápida y exacta y permite evaluar su valor en relación a tablas de normalidad. Debe medirse con el paciente descalzo y con ropa mínima o ligera, preferentemente en báscula que arroja valores más exactos que las balanzas de baño u hogareña.

Además de tomar el peso actual, resulta útil interrogar sobre el peso habitual del individuo y sus modificaciones a lo largo del tiempo; estas variaciones reflejan las desviaciones sufridas por el peso con respecto a la normalidad y con el paso del tiempo.

Talla: expresa fundamentalmente el crecimiento y desarrollo del individuo. Su valor permite agrupar a las personas de la misma altura según sexo y edad, permitiendo establecer criterios de peso normal para la talla. Esta se mide con el individuo de pie, descalzo, erguido con la vista mirando al horizonte y en inspiración. En niños pequeños se mide acostados con pediómetro. En adultos se usa estadiómetro de balanza o pared.

Circunferencias: el perímetro de diferentes segmentos corporales también suele reflejar cambios en la composición corporal. Las más clásicas y utilizadas en nutrición son:

  • Muñeca: se debe tomar colocando el centímetro en forma distal a la apófisis estiloides del radio, a la altura de la muñeca. Su resultado se mide en cm y solo o en relación a la talla se puede determinar contextura física.
  • Brazo: se toma en el punto medio del brazo relajado, el que se establece como punto equidistante entre el acromion y el olecranon. Este perímetro encierra tanto masa grasa como masa magra, su valor y sus cambios representan una medida y variaciones de la masa corporal total.
  • Cintura: se mide en el abdomen, colocando el centímetro a la altura del punto medio entre el reborde de la última costilla y la cresta iliaca, o bien entre los mismos huesos pero en el lugar donde la cintura se vea más estrecha. Su valor está relacionado con el riesgo cardiovascular en obesidad ya que detecta el tejido adiposo abdominal.
  • Cadera: se mide alrededor de la misma, a la altura de los trocánteres mayores. Junto con la cintura permite establecer el índice cintura cadera, que clasifica la distribución grasa en tipo ginoide, androide o mixta.

Pliegues cutáneos: representan el monto del tejido adiposo subcutáneo e indirectamente la reserva energética. Su espesor se forma tomando un pellizco que abarca piel y tejido celular subcutáneo, sosteniéndolo con los dedos mayor e índice, estos se reemplazaran por las pinzas del caliper, el que expresara en mm el espesor de ese pliegue. Los principales pliegues que se toman son:

  • Tricipital: en la cara posterior del brazo, en su punto medio, sobre el musculo tríceps. Es vertical y su espesor se incrementa más que otros pliegues cuando la distribución de la grasa es ginoide.
  • Subescapular: es en la espalda, 1cm por debajo de la punta del omóplato. Es oblicuo, dirigido de arriba abajo y de dentro hacia fuera, y su aumento es proporcionalmente mayor al Tricipital en la distribución de grasa androide.
  • Iliaco: se mide a la altura de la línea axilar anterior, a 1 cm por encima de la cresta iliaca, es horizontal.
  • Bicipital: en el punto medio del brazo, en la cara anterior, sobre el musculo bíceps, es vertical.

Diámetros: solo se toma el sagital, que es a la altura del abdomen, el individuo acostado en posición supina. Su medida en cm refleja el contenido graso visceral, que no debería superar los 25cm.

Luego de haber tomado todas estas mediciones se pueden obtener diferentes índices que reflejaran distintos aspectos de la composición corporal y del estado nutricional del individuo. Los que más se utilizan son:

Contextura: es el cociente entre la talla y la circunferencia de la muñeca. De acuerdo a su valor puede ser pequeña, mediana o grande.

Índice de masa corporal o IMC o BMI: se obtiene del resultado del cociente entre el peso del individuo y su talla elevada al cuadrado. Su valor expresa la relación pero/talla, permitiendo establecer un diagnóstico nutricional en relación a su resultado. Suele ser menos específico para determinar delgadez pero en valores elevados permite diagnosticar los diferentes tipos de obesidad. En valores normales o de sobrepeso pueden encontrarse personas obesas que este índice no llega a diagnosticar pues no contiene variables que diferencian la MM de la MG.

Índice cintura/ cadera o ICC: es el resultado del cociente entre el valor de la circunferencia de la cintura y la circunferencia de cadera. Refleja la distribución de la grasa corporal.

Otras prácticas y métodos complementarios para la medición, estimación y cálculo de la composición corporal son:

  • Bioimpedencia
  • Interactancia infrarroja
  • Tomografía computada
  • Resonancia magnética nuclear
  • Densitometría por rayos X
  • Ecografías

Estos métodos requieren equipos especiales, costosos y requieren más tiempo tomarlas a comparación de las formas anteriormente vistos.

 

VER TODO Añadir una nota
Tu
Agregue su comentario

Verificar Certificado