• Acceder
  • No hay productos en el carrito.

Clasificación de nutrientes

Los nutrientes que se necesitan para vivir se pueden clasificar en dos grandes grupos:

Macronutrientes: son los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas. Se denominan así porque el ser humano necesita consumir grandes cantidades para poder mantener todas sus funciones. La función principal de estos nutrientes es proveer de energía al organismo por medio de las calorías que aportan.

Micronutrientes: son las vitaminas y los minerales. Son extremadamente importantes para el buen funcionamiento del organismo y se los denomina así porque se necesitan en cantidades pequeñas. Participan en múltiples procesos metabólicos del cuerpo y a diferencia de los macronutrientes no aportan energía.

Y por último está el agua que es esencial ya que todos los procesos metabólicos que ocurren en el organismo utilizan el agua como medio.

Macronutrientes:

Hidratos de carbono o carbohidratos

Químicamente este macronutriente es un compuesto que contiene carbono, y el hidrogeno y el oxígeno conservan la misma proporción que en el agua. Aporta 4kcal/g y se recomienda que su consumo sea entre el 50 al 55% del valor calórico total.

Funciones:

La función esencial de este nutriente es aportar energía; se puede almacenar en el hígado como glucógeno o transformarse en grasa (triglicéridos). La glucosa constituye la única fuente de energía para el tejido nervioso y las células sanguíneas. También tiene otras funciones como formar parte del ADN, ARN y esteroles, regulan funciones gastrointestinales por medio del desarrollo de la flora bacteriana, la fibra absorbe agua y regula el tránsito intestinal y la absorción de colesterol.

Clasificación:

Monosacáridos: es la unidad más sencilla y están constituidos por una sola unidad polihidroxialdehído. Estos son glucosa, fructosa y galactosa los más relevantes y también están la ribosa y desoxirribosa que forman parte del ADN y ARN.

Oligosacáridos: están constituidos por cadenas cortas de monosacáridos. Los más importantes son los disacáridos que están formados por dos monosacáridos. Ellos son:

  • Sacarosa: formada por una molécula de glucosa y otra de fructosa.
  • Lactosa: formada por una molécula de glucosa y una de galactosa. Es el azúcar de los lácteos.
  • Maltosa: son dos moléculas de glucosa. Se obtiene por hidrolisis de almidón.

Polisacáridos o hidratos de carbono complejos: están compuestos por largas cadenas de monosacáridos, unidos entre sí por enlaces alfa y beta. Desde el punto de vista nutricional se los clasifica en dos:

Polisacáridos digeribles: estos pueden ser hidrolizados por las enzimas digestivas y utilizados por el organismo. El más abundante en la alimentación es el almidón que está formado por cadenas de glucosa lineales (amilosa) y otras ramificadas (amilopectina) y su origen es vegetal. Por otro lado está el glucógeno, que es de origen animal, se almacena en pequeñas cantidades en hígado y musculo pero por el almacenamiento y la cocción se pierde por lo que no tiene valor nutricional.

Polisacáridos no digeribles: son un grupo de sustancias no amiláceas de muy diversa estructura pero con la característica que no pueden se hidrolizados por las enzimas digestivas del humano. Entre ellas están la celulosa que se encuentra en las paredes celulares del tejido vegetal, la hemicelulosa también de origen vegetal y parcialmente digerible, pectina que se encuentra en algunas frutas y se usa en repostería y el agar, gomas y mucilagos que se utilizan en la industria alimenticia como espesantes y estabilizantes.

Fuente alimentaria:

Los hidratos de carbono los encontramos principalmente en las harinas y todos sus derivados (panes, pastas, galletas, etc.) en la papa, legumbres, arroz, azúcar, dulces, frutas y en los lácteos encontramos la lactosa.

 

VER TODO Añadir una nota
Tu
Agregue su comentario

Verificar Certificado