• Acceder
  • No hay productos en el carrito.

Alimentación en niños escolares

Los niños en esta etapa tienen una velocidad de crecimiento más lenta, su estómago le permite comer mayor cantidad de alimento y sus hábitos alimentarios ya están formados e integrados a la alimentación familiar.

Las necesidades de proteínas, energía y prácticamente todos los nutrientes van aumentando lentamente en esta etapa, siendo los requerimientos nutricionales muy parecidos tanto en niñas como en niños.

A esta edad ocupan una parte importante de su tiempo en la escuela, compartiendo con otros niños y adquieren bastante independencia. Esto sumado a la influencia de los medios de comunicación o de sus compañeros, con frecuencia les hace tomar decisiones equivocadas con respecto a su alimentación.

Los hábitos alimentarios que se adquieren en la infancia son esenciales para mantener un estilo de vida saludable en la vida adulta. Es por eso que es imprescindible que la familia guie y enseñe al niño la importancia de alimentarse saludablemente.

Algunas consideraciones generales sobre la alimentación en esta etapa:

  • Realizar al menos cinco comidas al día. Desayuno, media mañana, almuerzo, merienda u onces y cena. Manteniendo horarios regulares.
  • Seguir haciendo hincapié en la importancia de consumir frutas y verduras.
  • Consumir lácteos todos los días que aportan calcio y proteínas de alto valor biológico.
  • Ofrecer alimentos nuevos para hacer más variada la dieta.
  • Preparar las viandas para la escuela con variedad de preparaciones hechas en la casa.
  • Reducir el consumo de dulces, bebidas azucaradas, snack, embutidos.
  • Fomentar la actividad física.

Adolescencia:

El inicio del brote puberal hasta el cese del crecimiento es este periodo. Es difícil precisar la edad en que inicia y finaliza ya que depende de cada individuo en particular, pero podría decirse que se inicia entre los 10 y 12 años hasta los 16-18 años. Este periodo se caracteriza por un rápido incremento de peso y talla, también se producen cambios físicos como la aparición de las características sexuales secundarias y el aumento de la masa muscular en hombres y de la masa grasa en mujeres.

Todos estos cambios acarrean un aumento de las necesidades nutricionales; hay aumento del requerimiento de energía, de proteínas para la formación de nuevos tejidos, también de algunas vitaminas como A, C, E y ácido fólico y de minerales como calcio y cinc y de hierro en las mujeres por la aparición del periodo menstrual.

A estos cambios físicos se le suman también los cambios psicológicos propios de la adolescencia. Es característico la búsqueda del individualismo, buscan el apoyo solo de sus pares, rechazando la autoridad de sus padres y profesores. Le dan importancia a su imagen corporal y esto los hace sensibles a la influencia de las publicidades, personajes populares, etc. Todo esto trae como consecuencia el condicionamiento de los hábitos alimentarios, a medida que crecen van empeorando sumado a que realizan cada vez menos actividad física.

Teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente algunas recomendaciones generales para la alimentación del adolescente serian:

  • Mantener como mínimo las 4 comidas diarias, especialmente el desayuno.
  • Reducir el consumo de grasa saturada, esto evitara el exceso de peso y problemas cardiovasculares cuando sea adulto.
  • Limitar el consumo de azucares e hidratos de carbono simples, aumentando el consumo de los complejos como fuente de energía.
  • Evitar al mínimo las comidas rápidas o chatarra que contienen gran cantidad de grasas, calorías y sal.
  • No ingerir bebidas alcohólicas.
  • Evitar el picoteo constante entre comidas y tener horarios de comidas ordenados.
  • Continuar con el consumo de lácteos al igual que los escolares.
  • Realizar actividad física al aire libre.
VER TODO Añadir una nota
Tu
Agregue su comentario

Verificar Certificado