• Acceder
  • No hay productos en el carrito.

Alimentación en la Primera infancia y pre escolares:

Durante los primeros seis meses de vida, la lactancia materna es exclusiva, satisface totalmente los requerimientos nutricionales del niño o niña, ofrecerle otros alimentos a esta edad, puede tener muchos riesgos que afecten su crecimiento y su salud.

Entre las 17 y 26 semanas de vida se debe evaluar la introducción de nuevos alimentos en el lactante, pero se sugiere seguir con la lactancia hasta los dos años de edad. Para esto se debe comprobar que el bebe sea capaz de mantenerse sentado con apoyo, tenga buen control de los movimientos del cuello e inicia los movimientos de masticación.

La secuencia de introducción de alimentos no es estricta, primero ofrecer un solo tipo de alimento y hasta después de tres o cuatro días no ofrecer otro. Deben ser alimentos de consistencia blanda y cantidades pequeñas hasta que el niño vaya aceptando mayores cantidades.

Se debe retrasar la introducción de alimentos potencialmente alérgenos hasta el año de edad. El gluten es conveniente introducirlo antes de los siete meses, también pueden introducirse carnes, verduras, frutas; a partir de los nueve o diez meses se pueda dar leche de vaca o yogurt y las legumbres se recomienda dejarlas para luego del año ya que tiene hidratos de carbono de mala digestión y pueden generar malestar en el niño.

A partir del año los niños van adquiriendo mayor madurez para que su alimentación se parezca a la de un niño mayor. Comienzan a crearse hábitos alimentarios y se van adquiriendo costumbres familiares. Como toda etapa de crecimiento se necesita una alimentación variada y nutritiva para cubrir los requerimientos de crecimiento y desarrollo del niño dependiendo en gran parte de los padres y el entorno del niño. A partir de los dos años el niño puede incorporarse a la mesa y a las comidas familiares.

Algunas consideraciones básicas de la alimentación en esta etapa son:

  • Consumo diaria de leche y sus derivados.
  • Frutas y hortalizas a lo largo del día y todos los días.
  • Aumentar el consumo de pescado, sobre todo de los blancos.
  • Los dulces, bebidas azucaradas y alimentos procesados deben darse esporádicamente.
  • Deben evitarse los alimentos con sabores fuertes o muy condimentados.

 

 

VER TODO Añadir una nota
Tu
Agregue su comentario

Verificar Certificado