• Acceder
  • No hay productos en el carrito.

Alimentación en la Adolescencia

El inicio del brote puberal hasta el cese del crecimiento es este periodo. Es difícil precisar la edad en que inicia y finaliza ya que depende de cada individuo en particular, pero podría decirse que se inicia entre los 10 y 12 años hasta los 16-18 años. Este periodo se caracteriza por un rápido incremento de peso y talla, también se producen cambios físicos como la aparición de las características sexuales secundarias y el aumento de la masa muscular en hombres y de la masa grasa en mujeres.

Todos estos cambios acarrean un aumento de las necesidades nutricionales; hay aumento del requerimiento de energía, de proteínas para la formación de nuevos tejidos, también de algunas vitaminas como A, C, E y ácido fólico y de minerales como calcio y cinc y de hierro en las mujeres por la aparición del periodo menstrual.

A estos cambios físicos se le suman también los cambios psicológicos propios de la adolescencia. Es característico la búsqueda del individualismo, buscan el apoyo solo de sus pares, rechazando la autoridad de sus padres y profesores. Le dan importancia a su imagen corporal y esto los hace sensibles a la influencia de las publicidades, personajes populares, etc. Todo esto trae como consecuencia el condicionamiento de los hábitos alimentarios, a medida que crecen van empeorando sumado a que realizan cada vez menos actividad física.

Teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente algunas recomendaciones generales para la alimentación del adolescente serian:

  • Mantener como mínimo las 4 comidas diarias, especialmente el desayuno.
  • Reducir el consumo de grasa saturada, esto evitara el exceso de peso y problemas cardiovasculares cuando sea adulto.
  • Limitar el consumo de azucares e hidratos de carbono simples, aumentando el consumo de los complejos como fuente de energía.
  • Evitar al mínimo las comidas rápidas o chatarra que contienen gran cantidad de grasas, calorías y sal.
  • No ingerir bebidas alcohólicas.
  • Evitar el picoteo constante entre comidas y tener horarios de comidas ordenados.
  • Continuar con el consumo de lácteos al igual que los escolares.
  • Realizar actividad física al aire libre.

Adultos:

En su etapa inicial entre los 20 y 30 años se mantiene la composición corporal y luego comienza el proceso de deterioro, cuya repercusión se aprecia luego de los 65 años. En el largo periodo de la vida adulta una alimentación y nutrición equilibrada permitirá atenuar los efectos de la tercera edad.

Algunas recomendaciones generales sobre la alimentación en esta etapa son:

  • Consumir un plan alimentario lo más variado posible incluyendo alimentos de todos los grupos.
  • Lácteos descremados, carnes magras y preferentemente pescado, el huevo consumirlo 3 o 4 veces por semana.
  • Las frutas y verduras deben consumirse todo los días.
  • Elegir los cereales integrales y consumirlos mezclados con verduras o legumbres.
  • Evitar el consumo excesivo de azúcar o reemplazarlo por algún endulzante o edulcorante sin calorías.
  • Elegir las grasas de origen vegetal, especialmente el aceite oliva y canola.
  • Evitar el consumo excesivo de sal.
  • Mantener las cuatro comidas diarias y de ser necesario agregar alguna colación, evitando el picoteo entre comidas.
  • Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Realizar actividad física regular para mantener el peso y prevenir múltiples enfermedades.

 

VER TODO Añadir una nota
Tu
Agregue su comentario

Verificar Certificado