• Acceder
  • No hay productos en el carrito.

Abordaje de la obesidad y el sobrepeso

El abordaje para tratar a la obesidad y el sobrepeso debe ser multidisciplinario, considerando las estrategias del tratamiento más adecuadas y adaptadas a cada paciente. El objetivo del tratamiento será alcanzar un peso corporal, previamente pactado por el paciente y habiendo conocido su historia de peso exhaustivamente, lo más cercano posible a lo normal, para revertir las morbilidades en caso de tenerlas y establecer metas intermedias pequeñas pero que el paciente pueda sostener en el tiempo. El tratamiento se basara en:

  • Modificaciones dietéticas: Los cambios deberán ser graduales y orientarse a conseguir cambios en los hábitos alimentarios. Luego de una buena anamnesis alimentaria se propondrán los cambios que deberá hacer el individuo en su alimentación y reforzar aquellos hábitos que sean saludables para mantenerlos. Reducciones bruscas del valor energético provocaran rechazo y abandono de la dieta al asociar el plan alimentario con pasar hambre. Se recomienda un plan hipocalórico, equilibrado y variado, repartido en 4 a 6 comidas diarias, con ingesta abundante de líquidos y fibra. La limitación energética no deberá ser menos de 1200 a 1600 kcal/día en varones y 1000 a 1200 kcal/día en mujeres, adaptándola a las necesidades de cada individuo.
  • Actividad física: a una intensidad moderada es otro de los pilares básicos del tratamiento. La actividad física cuando combina ejercicio aeróbico y de resistencia, contribuye a la pérdida de peso, ya que aumenta el gasto calórico, ayuda a controlar el apetito y la ansiedad, contribuye a la pérdida de masa grasa y conserva la musculatura y disminuye los riesgos asociados a la obesidad. Se aconseja potenciar la actividad física cotidiana (usar menos el auto o el ascensor, etc.) así como también la actividad física programada en al menos 3 horas semanales. En los pacientes con obesidad mayor y no entrenado se recomienda empezar caminando 5km/día e ir aumentando paulatinamente la intensidad y la distancia. La actividad física contribuye tanto a la pérdida de peso como también al mantenimiento del mismo cuando se llega al peso objetivo.
  • Apoyo psicológico y modificaciones conductuales: las más utilizadas son las estrategias conductuales y cognitivo conductuales. Lograr cambios duraderos tanto en comportamientos alimenticios incorrectos como en el estilo de vida, obliga al profesional a indagar en la motivación del paciente. Se deben tener consultas periódicas con el paciente para reforzar la motivación y evaluar los cambios positivos que ha logrado durante el tratamiento para no abandonarlo.
  • Tratamiento quirúrgico: es el menos utilizado pero puede estar indicado en pacientes con obesidad mórbida, frecuente fracaso con otros tratamientos y complicaciones asociadas a la obesidad que requieran un descenso de peso rápido. Este tratamiento debe ser indicado por un equipo interdisciplinario de profesionales.

Los tres primero aspectos son los pilares para el tratamiento de la obesidad y deben utilizarse en simultaneo para tener éxito. Cada uno por si solo tiene menos efectividad y el individuo termina abandonando el tratamiento.

VER TODO Añadir una nota
Tu
Agregue su comentario

Verificar Certificado